Financiación de proyectos humanitarios

financiar proyecto humanitario
ONGs y asociaciones no gubernamentales se enfrentan a enormes problemas de logística, cuando se trata de establecer proyectos humanitarios en países en los que existen conflictos armados o desastres naturales. Pero uno de los escollos que toda organización sin fines de lucro, debe superar, y que empieza en su propio terreno, es la de conseguir la financiación suficiente para cubrir los gastos de sus proyectos solidarios. Y es ahí donde vamos a centrar este artículo:

Financiación externa

Un proyecto humanitario que tenga como fin, mejorar la vida de los demás y ofrecerles nuevas oportunidades de desarrollo, debe sostenerse mediante presupuestos sólidos, que puedan sostener la financiación necesaria durante todo el periodo de tiempo que se haya establecido en el plan general de ayuda. Siempre buscando, que los beneficiados por las actuaciones de las ONGs u asociaciones, no se vean afectados por un corte súbito de los servicios, debido a la falta de dinero.

Para financiarse, se puede recurrir a dos sistemas principalmente:

La financiación bancaria: que permite financiar el 100% del proyecto. Y en este mercado, podemos acceder a distintas fórmulas, todas ellas con un coste en intereses y gastos de gestión: es posible solicitar un crédito hipotecario sostenido mediante las propiedades de la asociación, abrir una línea de crédito o pedir un préstamo personal que nos provea de fondos a suficientes.

El financiamiento privado: nos permite obtener los fondos de una manera más solidaría y barata. Ya que en muchas ocasiones podemos obtener un préstamo gratis, sin la necesidad de tener que devolverlo. O un préstamo que podamos reintegrar, en un plazo cómodo y al 0% de interés. Para acceder a estos préstamos, puedes dar a conocer tu proyecto en fundaciones privadas con fines humanitarios, servicios de crowdfunding, y a las personas que estén en disposición de hacer este tipo de donaciones.

Financiación propia

Aunque la mayor parte de la acción humanitaria y social, se financia a través de las subvenciones públicas (61%). Hay un pequeño porcentaje (15%) que consiguen salir adelante gracias a un financiamiento interno o propio[1].

La crisis financiera mundial, ha convertido en real lo que muchos se temían. Las administraciones y empresas, que antes derivaban parte de sus presupuestos a financiar acciones sociales, han reducido sus partidas presupuestarias, lo que ha provocado un descenso de recursos en la caja de las fundaciones y una merma de sus opciones de acción.

Aunque las entidades de mayor tamaño, han conseguido capear el temporal y mantener todos sus proyectos. Lo cierto es que entidades más pequeñas, se enfrentan a diario a problemas relacionados con la liquidez, algo que les ha empujado a solicitar líneas de crédito y préstamos o créditos personales.

Hay también un 12% de fundaciones y organizaciones, que utilizan su patrimonio inmobiliario como un recurso de financiación primario, convirtiéndose en una de sus principales partidas de activos.

La clave ha de ser la financiación propia
Estos años de crisis han dado diversas y valiosas lecciones, y una de ellas ha sido la necesidad de encontrar diversas fuentes de ingresos, que eviten ser dependientes de una sola administración local, o la propia dependencia de terceros, sobre los que no se tiene control alguno. Han de potenciarse por lo tanto, aquellas fuentes de financiación que actualmente están funcionando, pero a las que no se les ha prestado el suficiente interés.

Obtener los recursos
Para obtener el financiamiento de un proyecto humanitario, no bastan solo las buenas intenciones. Ya que todo plan debe basarse en un concienzudo y detallado plan de negocios, disponer del acceso a materias primas en el terreno, tener acceso a los profesionales y contratistas, además de poder demostrar que nuestro proyecto de desarrollo cumple con el objetivo de cubrir una necesidad humanitaria.

Un economista, o un abogado, es quien puede ofrecerte el mejor asesoramiento a la hora de indicarte el camino que debes tomar.

Si quieres conseguir fondos para sufragar los gastos de tu proyecto, puedes encontrar más información sobre Organismos Mundiales de Préstamos en esta dirección.

Préstamos personales online
Préstamos para el desarrollo

[1] Datos extraídos del “Anuario del Tercer Sector de Acción Social en España” de 2010.

Hacer voluntariado también mejora tus opciones de conseguir trabajo

El que sea un trabajo no remunerado, no quiere decir que no aporte experiencia, conocimientos y nuevas habilidades a los participantes de cualquier proyecto de voluntariado. Este es un tipo de acción que cada vez se valora más en el mercado laboral, e incluso en Linkedin [1] pudimos ver como se añadía una sección llamada “Experiencia como Voluntario” donde se podían añadir en nuestro currículum los distintos trabajos realizados como voluntario.

El que una persona decida de forma altruista ofrecerse como voluntario, para dedicar su tiempo a cualquier acción solidaria en la que no se ofrezca una remuneración directa, transmite un mensaje muy directo a la persona que quiere contratarte. De echo, en esta red social del empleo, se menciona que el trabajo realizado como voluntario es tan válido como el realizado por un salario, y puede convertirse en un echo que nos diferencie de otros candidatos a la hora de encontrar un trabajo.

Mantenerse activo realizando voluntariados

El mantenerse activo es importante ya sea durante tu etapa de estudiante, combinando tus estudios y el voluntariado, haciéndolo durante tus vacaciones o siendo especialmente interesante cuando estás atravesando por una etapa de desempleo. Es en este último caso cuando debes demostrar que te has mantenido activo, y nada mejor que participar en tareas de voluntariado para ampliar conocimientos y ayudar a los demás, demostrando que tu principal motivación para trabajar, dista mucho del mero echo de hacerlo por un sueldo.

Durante esta etapa de voluntario puedes obtener competencias profesionales [2] que en cualquier entrevista podrás citar y explicar ejemplos concretos de como aplicaste tus conocimientos para alcanzar el éxito en los proyectos que participaste.

En cuanto a las competencias obtenidas
Las competencias que una persona puede adquirir realizando un trabajo [3] como voluntario en una ONG, son aquellas que más demandan los reclutadores, ya que tienen que ver con el trabajo en equipo, la comunicación con las personas, el desempeño del trabajo con dedicación e ilusión, o el análisis y la resolución de problemas.

Cómo incluir el trabajo voluntario en tu currículum

Incluir el trabajo de voluntario en tu curriculum
Este tipo de trabajos son vistos como una experiencia muy válida en cualquier currículum y para reflejar esas experiencias, únicamente habrás de incluir las tareas que has realizado en colaboración con las distintas asociaciones que participaste.

Por ejemplo, puedes citar que tuviste obligaciones como administrador de las finanzas, coordinador de equipos, reclutador, etc. Cualquiera de las tareas que realices como voluntario, tienen su aplicación en el mundo laboral, así que únicamente tienes que adaptar tu currículum poniendo aquellas competencias que mayor relación tengan con el puesto de trabajo al que te estés presentando.

Los expertos en el ámbito de los Recursos Humanos, recomiendan que es mejor no referirse a aquellas actividades que hayamos realizado y que tengan relación estrecha con determinados partidos políticos o religiones. Es algo con lo que debes tener especial cuidado, ya que tu entrevistador puede tener una opinión distinta a la tuya sobre esos ámbitos.

[1] https://ayuda.linkedin.com/app/answers/detail/a_id/5207/~/a%C3%B1adir-secciones-al-perfil
[2] http://reconoce.org
[3] http://www.trabajoahora.es/

Ayuda humanitaria para desplazados

desplazados iraq

De nuevo, este es un caso en el que las Organizaciones de Ayuda Humanitaria trabajan sin descanso y se enfrentan al reto de responder de forma rápida y eficaz haciendo llegar la ayuda humanitaria para desplazados, que deberá cubrir todas las necesidades de esas personas, ya que generalmente dejan atrás todos sus objetos de uso diario y pertenencias, además de carecer de un techo donde guarecerse, medicamentos, servicios médicos o incluso, comida y agua. Continuar leyendo “Ayuda humanitaria para desplazados”

El problema de la corrupción en la ayuda de emergencia

Sobre el problema del mal uso de la ayuda de emergencia [1]
Georg Cremer

[Esta es una traducción del documento publicado el 15 de junio de 1998]

Abstract

Este artículo se centra en la corrupción como un problema interno en la ayuda de emergencia, es decir, un mal uso por parte de las organizaciones de ayuda en sí o por los empleados dentro de las estructuras de las organizaciones. En muchos de los países receptores de la ayuda de emergencia la corrupción es un fenómeno cotidiano. El documento analiza los componentes estructurales de la labor de las organizaciones de ayuda de emergencia extranjeros que hacen que sea difícil para ellos el hacer frente al problema del mal uso.

Medidas de presión y barreras en la información, dentro de las organizaciones de ayuda de emergencia, son dos de los componentes. Otro factor es el inadecuado mantenimiento de las organizaciones de ayuda que comúnmente condena los gastos de administración.

Si la política de asistencia de los donantes extranjeros no deja a sus socios locales suficiente margen para soportar la estructura necesaria de los socios y pagar empleados capacitados adecuadamente, favorecen el desarrollo de estructuras corruptas dentro de las organizaciones.

Introducción
El siguiente artículo se centra en el problema de la corrupción en la ayuda de emergencia. El tema ha sido insuficientemente cubierto hasta ahora. Los miembros del personal de las organizaciones de ayuda de emergencia, por lo general no se atreven a hablar de ello en público, o si lo hacen, entonces sólo lo hacen en términos muy generales, pero rara vez admiten que sucede en sus propios proyectos. En contraste con este punto de vista oficial, las organizaciones de ayuda de emergencia se ven obligados a trabajar en condiciones que conllevan un alto riesgo de que se puede producir una u otra forma de corrupción, porque la corrupción es un fenómeno cotidiano en los países en los que por lo general operan.
No es la intención de este trabajo poner la culpa sobre los países del sur, sus organizaciones estatales y las organizaciones no gubernamentales que trabajan allí. Siento la necesidad de discutir el tema de la corrupción en la ayuda de emergencia, de forma más abierta de lo que se ha echo hasta ahora. Continuar leyendo “El problema de la corrupción en la ayuda de emergencia”